jueves, 8 de enero de 2015

SOL NACIENTE: DESVIRGADA Y FOLLADA POR SUS JEFES JAPONESES

SOL NACIENTE

DESVIRGADA Y FOLLADA POR SUS JEFES JAPONESES


FOTONOVELA

日本のボスはティーンエイジャーヴィッキー性交

Crónica de la tarde del 29 de diciembre de 2014 de Tess, joven auxiliar interina en la secretaría de la direccion de una multinacional japonesa en Europa, que en la fiesta de Año Nuevo de la empresa sube a una suite del hotel con el director Yokomoto, Carmen, su secretaria y amante, y con el subdirector Tenko, su jefe directo, un joven ejecutivo sobrino del director. 



Personajes y situaciones:

Yokomoto

Director General en Europa de una importante empresa multinacional japonesa. 55 años. Doctor Ingeniero. Abogado y Exdiputado del Parlamento nipón. Casado, cinco hijos y tres nietos. Suele acostarse con las muchachas que trabajan en sus empresas. Carmen, su secretaria personal, es actualmente su amante oficial, pero no la única.

Carmen
Secretaria personal y amante del director Yokomoto. 25 años, soltera. Ha introducido en la empresa como auxiliar de secretaría eventual a Tess, hija de sus vecinos, y le aconseja los caminos profesionales y extraprofesionales para mantenerse fija en la empresa. Le ha advertido que no podía rechazar la invitación de Tenko a celebrar una fiesta privada después de la fiesta de fin de año de la empresa, en la que estarán Yokomoto, Tenko y ellas dos...


Tenko
Subdirector Ejecutivo, 32 años, sobrino del Director Yokomoto, Master por la Business School de Tokyo, Master en Management en la Universidad de Berkeley-California, casado con una muchacha californiana de origen japonés, Eikhia, tienen dos hijos pequeños. Su deporte favorito, compartido con su tío, es follarse a todas las jovencitas rubias que encuentra, por las que siente una desbordada atracción. Le ha excitado desde el primer dia el aire de inocencia de Tess, y espera acostarse con ella la tarde de la fiesta de Año Nuevo de la empresa.



Tess
18 años acabados de cumplir. Auxiliar de Secretaria eventual en su primer trabajo, con posibilidades de quedarse en la empresa al término del periodo de prueba, dependiendo del informe y recomendación que presente su jefe directo, el subdirector Tenko, al departamento de personal. Estudios y cursos de formación profesional en un colegio de monjas de su barrio de la ciudad. No ha tenido novios ni salido con algún chico fijo. Conserva aún la virginidad




Breve relato de la seducción de Tess

Dia de la Fiesta de Año Nuevo 2015 de la empresa.
Sólo hay los directivos y trabajadores de las oficinas de dirección y alta gestión de la empresa. Sin parejas, lo que facilita, tradicionalmente, que la tarde ofrezca momentos, horas, hechos, que son propiciados por el ambiente alegre de una excelente comida y unas buenas y abundantes bebidas alcohólicas. 

Carmen está sentada al lado de Yokomoto, la íntima relación entre ambos es conocida por todo el personal. Cuando Tenko sienta a Tess a su lado, se cruzan entre mujeres y hombres miradas y sonrisas significativas, intuyen que la nueva muchacha que es una eventual contratada temporalmente en la oficina de la alta dirección, pronto se incorporará como definitiva. Como tambien saben que antes de que acabe el dia, la joven Tess habrá tenido una parte del cuerpo de Tenko dentro del suyo. Es el juego habitual de los dos boss, el ejecutivo CEO (Chief Executive Officer) senior y su sobrino, el ejecutivo CEO junior. 

Efectivamente, después de tres horas en la mesa del comedor privado del hotel, en la que se sirvieron abundantes manjares japoneses -Tess aún no sabía utilizar los palillos, Tenko le enseñaba cariñosamente cómo hacerlo- consumiendo bebidas de alto contenido alcohólico -Tenko le daba constantemente pequeños vasitos de sake, el tradicional licor de arroz japonés a Tess-, y de escuchar pequeños discursos de diferentes ejecutivos zonales de la empresa glosando la excelente marcha de la misma y las perspectivas también óptimas del nuevo año, se procedió a la entrega de regalos, en la que un Santa  Claus tradicional iba repartiendo los obsequios de la empresa. Tenko recogió de manos de Santa Claus el destinado a Tess -lo había elegido personalmente él en una de las más destacadas joyerías de la ciudad, como hacía habitualmente cuando se proponía seducir alguna jovencita-, y le colocó a la muchacha un hermoso reloj de una de las más prestigiosas marcas en la muñeca. Tess, en parte por la ilusión del bello regalo y en parte por los efectos de los vasitos de sake, se sintió emocionada, y, cuando poco después empezó el tradicional baile después del que muchos de los asistentes acabarían descansando en alguna de las habitaciones, solos o acompañados, antes de sentirse en condiciones para volver a conducir sus autos hasta sus casas una vez metabolizado en parte el alcohol consumido en la fiesta, Tess, casi sin darse cuenta, se encontró en el ascensor que subía a la planta principal del hotel, la de las suites preferentes, acompañada por Carmen, Yakomoto y su cortés galán, el subdirector Tenko.  

Y ya en la lujosa habitación, todo fue como una especie de sueño, un sueño bien real. Tenko sabía lo que hacía, era un hombre educado, atento, suave, cariñoso, que poco a poco fue tomando posesión del cuerpo de la desconcertada y alterada por el sake muchacha, que acogió con excitación y expectación los manejos sexuales, que su jefe japonés iba haciendo con su cuerpo, mientras observaba que a su lado, de forma rápida y sin esperar, Carmen, su vecina y  jefa directa en la secretaría de la empresa, se había desnudado y estaba en la enorme cama única de la suite, con el director Yakomoto folládola de forma enérgica, casi brutal.
Y así, cuando ya Yakomoto y Carmen habían culminado su primer orgasmo de la tarde y, efectos de la abundante comida y bebida, dormían profundamente abrazados desnudos, Tess vivió el momento tantas veces imaginado en sus ensueños nocturnos de adolescente... 

Como en una película de las que tantas había visto en internet, Tenko la desnudó, y la acarició de mil maneras, cubriendo toda su joven y tersa piel con un aceite oloroso lubricante tradicional en Oriente,  hasta que ella notó el pene del japonés empezar a introducirse en su cuerpo. Y, después, el hombre colocándose encima de ella, los cuerpos uniéndose, el pene entrando, un pinchazo, un  corte doloroso cuando él la desvirgó, los jadeos frotando su cuerpo contra el de ella mientras el pene entraba y salía una y mil veces de su cuerpo, el dolor mezclado con la excitación, el sudor, el infinito sudor que la invadió mezcládose con el aceite con el que él la había impregnado, la sorprendente brutalidad con la que  de pronto Tenko adornó sus gritos y jadeos moviéndola arriba abajo, sus besos, sus pellizcos en los pechos, sus mordiscos en el cuello, su peso encima de ella, y, finalmente,  la locura del orgasmo del hombre, sus bestiales movimientos y gritos, tan diferentes de su tierna suavidad habitual, con los que Tenko la sacudió durante un inacabable periodo de tiempo mientras eyaculaba su abundante esperma en el cuerpo de la muchacha. 

Y la respiración dificultosa de los dos cuando él acabó y se separó de su cuerpo, jadeando, tomando aire para salir del ahogo, hasta reponerse y quedar completa y profundamente dormido, mientras Tess, despierta y desolada, notaba como el semen del japonés se escapaba de su vagina y caía hacia la sábana de la cama... 

Y después, pasado un tiempo indefinible, tal vez una hora, cuando, mientras Carmen y Tenko continuaban completamente dormidos, el director senior,  el señorYakomoto, que ya había despertado, se le había acercado, la tomaba, la tiraba sobre la cama, se colocaba encima y, ahora era su turno, la cogía y la follaba con la misma energía que antes su sobrino la había desflorado... 

El despertar a la realidad... El final de los sueños y ensueños infantiles y adolescentes... Tess se dio cuenta de que aquello era real... Que había pasado, no era una imaginación... Que aquello era la habitación de un hotel, y que allí, en la enorme cama de la lujosa suite, estaban los cuatro, desnudos y sudorosos, ella, Carmen, Yakomoto, Tenko... Y que sus dos jefes japoneses la miraban sonrientes pero ávidos y codiciosos, rojos de lujuria, con ojos que mostraban claramente sus intenciones de volver a follarla los dos inmediatamente, antes de salir del hotel y marchar con sus familias, su esposa e hijos Tenko, sólo su esposa Yakomoto, que tenía los hijos y los nietos en el Japón... 

Y Carmen, que la miraba, también desnuda, con una sonrisa irónica y burlona, como dándole la bienvenida a su mundo, al mundo dorado y cínico de las chicas que medran acostándose con sus jefes...  


RELATO GRÁFICO

TENKO Y  TESS EN LA SUITE DEL HOTEL




CARMEN FOLLANDO CON EL DIRECTOR YOKOMOTO








            TENKO PREPARA A TESS PARA FOLLÁRSELA



































TENKO DESVIRGA A TESS
















TENKO SE FOLLA A TESS: LOS ORGASMOS





























EL SEMEN DE TENKO SE ESCAPA DE LA VAGINA DE TESS









MIENTRAS TENKO Y CARMEN DUERMEN, EL DIRECTOR YOKOMOTO DESPIERTA Y  TAMBIÉN SE FOLLA A TESS















EL FINAL DE LA TARDE DE LA FIESTA DE FIN DE AÑO DE LA EMPRESA... YOKOMOTO, CARMEN Y TENKO DUERMEN Y TESS SE DA CUENTA DE QUE EL MUNDO DE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA SE HA ALEJADO PARA SIEMPRE DE ELLA EN AQUELLA HABITACIÓN DE HOTEL EN LA QUE LOS DOS JAPONESES LA HAN DESVIRGADO Y FOLLADO...